Pólizas petroleras: luchando contra el peligro

luchando contra el peligro - Francisco Neri Bonilla

Después de los accidentes en instalaciones petrolíferas como los ocurridos en el Golfo de México o más recientemente en las refinerías de Siberia, surge la pregunta de cuáles son los riesgos a los que se enfrenta la actividad petrolera y cómo se pueden cubrir. El último informe de la aseguradora Allianz, Global Claims Review, concluye que el 80 por ciento de los principales siniestros declarados a nivel mundial en 2014 procedía de accidentes de aviación o incendios, <strong>especialmente ocurridos en el sector energético, y más específicamente en el sector del petróleo y el gas, como los fuegos declarados en las refinerías de Rusia, India, Tailandia, y un complejo químico en EEUU.

Así, la industria del petróleo ha sido tradicionalmente una de las más expuestas al riesgo, tanto por el peligro de daño a sus estructuras físicas y las<strong> consecuencias que derivan de su actividad comercial, como por los elevados costes que implican estos accidentes en comparación con otros sectores como la aviación, las entidades financieras o los transportes. Según Allianz, el coste de su reparación es, de media, diez veces superior al de otras industrias que no sean la energética.

Además, las nuevas tecnologías y técnicas de prospección presentan <strong>nuevos retos para la industria petrolera y sus coberturas, comenzando por las posibles consecuencias de la estimulación hidráulica o la exploración en aguas ultra profundas, que unidas a una falta de verdadera información histórica, hacen complicada la tarea de fijar una prima adecuada para cada siniestro. El mayor accidente del año pasado, un incendio en un complejo de refinerías siberiano valorado en 800 millones de dólares, recuerda el elevado gasto derivado de los accidentes de este sector (ver gráfico 1).

Lo mismo ocurre con el incendio de la plataforma offshore Abkatun en México en abril de 2015, considerado como el más caro del último siglo para Pemex, con un coste estimado entre los 800-1.100 millones de dólares.

Como muestran ambos sucesos, el fuego es la primera causa de siniestros</strong> en el sector de la energía, tanto en número como en valor, representando un 45 por ciento y un 65 por ciento del total, respectivamente. A éste le siguen los escapes, las roturas de maquinaria, las explosiones, los desastres naturales y las interrupciones de producción (CBI, en sus siglas en inglés), causadas por siniestros en instalaciones de proveedores y clientes (ver gráfico 2).

Gráfico 1: Atlas de siniestros globales 2014, realizado por Allianz 

grafico1 - Francisco Neri Bonilla
Una compañía por sí sola no podría asumir el gasto de estos riesgos potenciales, que rondan los 20 millones de dólares de media, por eso las petroleras y compañías de servicios trasladan a las aseguradoras y al mercado de los reaseguros aquellos riesgos que no pueden o no están dispuestos a asumir”, explica José Carlos Nájera, subdirector general de Suscripción y Mercados de Mapfre Global Risks. De ahí, que las pólizas que contratan las petroleras suelen estar fuera de los contratos tipo de las aseguradoras, y cuenta con <strong>alto grado de especialización a nivel mundial, gestionado por un reducido número de compañías líderes como Zurich, Mapfre, Allianz y AIG, con la ayuda de brókers de seguros como Willis, Aon o Marsh que transfieren los paquetes de riesgo al mercado financiero.

Las principales coberturas para el mercado asegurador corresponden a los trabajos de exploración, explotación y producción (upstream), debido a que los riesgos son significativos y sus siniestros suelen conllevar fuertes consecuencias como ocurrió con la explosión en la plataforma offshore Deepwater Horizon de BP en el Golfo de México, que provocó la muerte de 11 trabajadores y un derrame de cinco millones de barriles de crudo en 2010, además de pérdidas millonarias. Las petroleras cuentan con riesgos más frecuentes y de menos valor, pero suelen ser los catastróficos los que buscan cubrir las compañías mediante las pólizas de seguros. También son importantes las coberturas de las etapas de refinación, transporte y comercialización (downstream), que cubren las instalaciones de refino, tanques, oleoductos y gasoductos y cuentan con una larga tradición. “El sector energético y especialmente el del petróleo y el gas ha sido históricamente uno de los pioneros en tomarse en serio la protección y garantía de sus activos; así como el más desarrollado del mercado de seguros y el que más riesgos asume también”, explica José Carlos Nájera, especialista en América Latina de Mapfre Global Risks.

Precisamente  Mapfre ha sido la ganadora de una de las últimas pólizas millonarias concedidas en el sector. La petrolera estatal mexicana, Pemex, otorgó a la compañía española un póliza de daños y responsabilidad civil valorada en 423 millones de dólares por un periodo de dos años, desde el 30 de junio de 2015. Ésta sustituye la concesión anterior que pertenecía a la aseguradora de Carlos Slim, Inbursa, compañía que tendrá que asumir los daños del accidente ya mencionado en la plataforma Abkatun, ubicada en Campeche. Este tipo de póliza es una de las más comunes, dentro del mundo de las petroleras. Y es que pese a su especialización, las necesidades del sector suelen ser bastante homogéneas a nivel mundial, con ligeros cambios dependiendo del punto de la cadena de producción que cubra y las características geológicas de las explotaciones, en opinión de los expertos.

suministros - Francisco Neri Bonilla.png

Desde el punto de vista patrimonial, las petroleras tienen riesgos derivados de los equipos o instalaciones que emplean para obtener el crudo en toda la cadena de producción. De ahí que el tipo de póliza más habitual sea la de daños y pérdidas de beneficios, que se refiere tanto a los daños físicos, consecuencia de una explosión, un incendio o un desastre natural, como al efecto económico en la cuenta de resultados de esos daños materiales que han tenido que reparar. “Por ejemplo, si un pozo deja de producir porque ha sufrido un daño, durante el tiempo que está parado, las petroleras dejan de percibir ese margen bruto, y se cubre con lo que se conoce como cobertura de pérdida de beneficios”, explica Nájera.

Por Valor - francisco Neri Bonilla.png
Por otro lado, de la propia actividad de extracción de petróleo, de refino, de petroquímica, de transporte o de almacenamiento, se pueden derivar<strong> daños que pueden afectar a terceros. Es lo que se conoce como pólizas de responsabilidad civil. “Esto se refiere a los daños personales que sufran terceros, incluidos a trabajadores afectados de la propia empresa que se consideran terceros o la contaminación derivada de la actividad upstream, especialmente en las plataformas offshore”, explica José Carlos Nájera a Energía 16.

Las compañías petroleras compran seguros de responsabilidad civil porque a consecuencia de una negligencia o una irresponsabilidad que se pueda dirimir de la propia empresa, puede tener que responder ante reclamaciones de daños y perjuicios personales de los propios trabajadores o de empresas terceras que están en el entorno y han sufrido daños. Esta cobertura, junto a la anterior, conforma la póliza integral fundamental del sector y puede completarse con otros servicios como el control de pozos, la reperforación, o la limpieza por contaminación para evitar mayores daños en el medio ambiente. Debido a que las pérdidas generadas por estos accidentes son difíciles de calcular, “se requiere un equipo cuidadosamente diseñado, así como técnicas para evitar o minimizar los posibles incidentes de pérdida (por ejemplo, dispositivos de prevención de pérdidas, controles de emergencia), físicos y sistemáticos (gestión de riesgos, planes de contingencia, etc.)”, según explica Allianz Seguros.

Además, el desastre de BP cambió para siempre el sector y en la actualidad la adecuada gestión de riesgos es incluso una cuestión que afecta a la reputación de la empresa o de un país. Por eso, la <strong>próxima ronda de licitaciones de México obligará a las empresas concesionadas a contar con un paquete de seguros que cubra los pozos y la responsabilidad civil de sus actividades.
Cuando ocurre un siniestro como el de BP, de gran impacto sobre el mercado y con multas multimillonarias, puede afectar también al precio de los seguros de esta tipología como ocurrió tras el derrame, que incrementó entre un 25 y un 50 por ciento el precio para las petroleras por ser la exploración en aguas profundas un factor adicional de peligro. Es decir, cuanto más potencialmente peligroso, mayor es el coste</strong>, o mayor es el límite de cobertura que la petrolera tiene que contratar.

Nuevos desafíos

Las nuevas tecnologías y el buen entorno de precios hasta hace un año y medio permitieron que las compañías petroleras operasen en entornos hasta entonces desconocidos, como las <strong>aguas profundas en Brasil o las vastas reservas potenciales encontradas en países como China, Argentina y el Reino Unido. Todas estas zonas desconocidas, y especialmente el Ártico, aumentan los riesgos de manera significativa de cara al futuro en este mercado. El Ártico tiene enormes reservas de petróleo y gas sin explotar, pero la perforación en las condiciones extremas plantea toda una serie de desafíos tecnológicos, operacionales y ambientales. Un desarrollo interesante en relación con los territorios emergentes remotos es el traslado a las instalaciones de gas natural licuado flotante para permitir la explotación de los yacimientos de gas en alta mar, imposibles con el anterior procesamiento de gas en tierra.

Otro de los factores que marcará la tendencia del mundo de los seguros en los próximos años son los avances en la tecnología de fracturación hidráulica y su consecuente revolución. La extracción de esquisto en EEUU a una escala masiva, además de transformar el mercado e inundarlo de petróleo, ya ha supuesto algunos problemas derivados de la interrupción de la actividad y varias reclamaciones. Lo mismo ha ocurrido con las arenas bituminosas de Canadá, donde un contexto normativo mucho menos indulgente y la proliferación de demandas colectivas, han generado reclamaciones de seguros importantes. Esto recuerda que los litigios son otro de los obstáculos del mercado asegurador.

Así “el aumento del valor de los activos, unido a unos riesgos cada vez más complejos e interrelacionados, supone que el coste de las reclamaciones en energía está creciendo, especialmente de aquellas procedentes de las grandes instalaciones”, concluye Allianz. Los ataques a los sistemas de información que controlan los taladros, plataformas, refinerías y oleoductos, son otro factor a tener en cuenta.

Pero por encima de todo, el mercado de los seguros está expuesto a una <strong>volatilidad difícil de controlar como es el mercado financiero en el que un reducido número de reaseguradoras coloca los paquetes de energía. El riesgo se va diversificando a través de estos mecanismos de compra de reaseguros, por parte de las aseguradoras, afectando a una gran variedad de actores que influyen en el precio de la póliza. Aun así, parece que la caída de los precios del petróleo solo podría afectar al mercado de los seguros por el hecho de que se reduzcan las inversiones por parte de las petroleras y eso pueda amenazar el desarrollo su actividad, tal como señala el Índice de Reaseguros Willis.

Francisco Neri Bonilla

Author: Francisco Neri Bonilla

Francisco Neri is an entrepreneur and a proven specialist in operations. With extensive background launching and managing different kinds of businesses he has more than 15 years of experience in delivering integrated marketing, logistics and digital solutions to multinational clients and companies. Francisco has extensive operating experience in different industries including corporate advertising and corporate communications, marketing solutions, specialized publications and high-profile events design and production. Francisco graduated as B.A. in law at UCAB.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s